dimarts, 19 d’agost de 2014

Aquellas lecturas estivales IV: ‘Las mil y una noches’ ilustradas por Josep Narro



La lectura que traigo hoy desde el recuerdo me ha inspirado un sentimiento más reivindicativo que nostálgico. Por eso quiero empezar este comentario refiriéndome al responsable de tal emoción, el autor de las ilustraciones de las Mil y una noches publicada por editorial Nauta en 1968: Josep Narro. Es un pequeño tributo a un artista tan magnífico como olvidado, y se lo dedico a una ilustradora valiente y luchadora, Laia Codina (Cucatraca),  que ha apostado por dedicarse a este mundo capaz de abrir una de las varias puertas que nos conducen a la magia.
Los dos volúmenes de Las mil y una noches que ocupaban una de las estanterías del comedor de casa formaban parte de una colección de libros publicados por editorial Nauta. Eran dos elegantes ejemplares encuadernados en un símil de piel en color rojo, decorado con motivos dorados en la portada, lomo y contraportada. Sin embargo, lo más precioso de estos libros no era su apariencia, sino su interior en el que destacaban unos dibujos sugerentes e inspirados. En la época en qué leí esta obra aún no era consciente de la importancia de los ilustradores, empecé a apreciar su trabajo con los dibujos de María Pascual (por cierto, otra gran olvidada), pero, aun así,  esas imágenes me atrajeron al instante.
El autor de estos cautivadores dibujos fue Josep Narro, que firmaba como José Narro debido a la época que le tocó vivir.  Nació en Barcelona en 1902 y, según he averiguado gracias a la Enciclopèdia Catalana, se formó en esta ciudad y también en París. En los años treinta publicó sus trabajos en el semanario satírico L’Esquella de la Torratxa e ilustró obras infantiles y didácticas. Más adelante, tras la guerra civil, trabajó para el poeta y editor Josep Janés i Oliver y para la editorial Joventut. Pero en 1952 se exilió a México donde colaboró en varias revistas catalanas entre las que destaca Pont Blau, una revista cultural escrita en catalán que se publicó en este país hasta 1963. Narro vivió durante 4 décadas en la ciudad mexicana de Guadalajara, donde falleció en 1994.
El tiempo, la distancia y, sobretodo, las prioridades del voraz mercado se encargaron de borrar su nombre del recuerdo, y no ha sido hasta hace unos años que alguien se ha decidido a desempolvar la vida y la obra de Josep Narro. El artífice ha sido un destacado caricaturista, historietista y escritor mexicano que firma con el seudónimo de Rius, quien reivindica la figura del ilustrador en su libro El maestro Narro, publicado en 2010 en México, según he podido descubrir gracias a un artículo del historiador y escritor José M. Murià. El autor de El maestro Narro define al artista como “el mejor ilustrador de Iberoamérica”.  En este artículo se explica: José Narro, el gran ilustrador
Una de las muchas obras que ilustró fueron estos dos volúmenes de Las mil y una noches que hoy recuerdo, cuya lectura me transportó a un mundo exótico y mágico. Mucho más rico que las adaptaciones que, como la gran mayoría de niños, leí durante la infancia. 

Las mil y una noches es una recopilación de cuentos tradicionales de Oriente medio hilvanados a través de las historias de Sherezade, hija de un visir persa y, muy probablemente, inventora de los cliffhangers. Esta heroína oriental ideó un ingenioso sistema para evitar que el sultán siguiese desposando cada noche a una mujer a la que ejecutaba al día siguiente, resentido por la traición de su primera esposa. Con este fin, Scherezade se ofrece como esposa y, noche tras noche, cuenta una historia al sultán cuyo final es interrumpido por el amanecer. Deseoso de conocer el desenlace, el monarca va posponiendo la ejecución de su esposa  quien logra sobrevivir durante mil y una noches y  acaba convertida en reina.
A esta técnica se la denomina “relato enmarcado”, un recurso narrativo en el que los cuentos, en lugar de ser independientes, generan nuevas tramas que llevan de un relato a otro antes de que se conozca el desenlace del primero. 
Aunque existen muchas versiones de Las mil y una noches y hay bastante controversia en cuanto a su origen, según parece el núcleo de los cuentos lo constituye un antiguo libro persa llamado Hazâr afsâna («mil leyendas»). Esta obra recogería una serie de historias transmitidas oralmente, en las que se describe de forma fantástica la India, Persia, Siria, China y Egipto del siglo IX. Unos cuantos siglos más tarde, tras el éxito obtenido por el libro, se cree que algunos editores pudieron haber agregado algún relato a la obra original. 

Se dice que la historia que vertebra los cuentos, la de Scherezade, podría haber sido añadida en el siglo XIV. En cualquier caso, el sistema narrativo funciona y fluye de un cuento a otro con la destreza de una alfombra voladora. 


6 comentaris:

  1. ¡Ay, Las mil y una noces! Cuantas veces habíamos soñado en que alfombras mágicas nos transportaban a lejanos países poblados por sultanes y odaliscas viviendo en maravillosos palacios, y en que un genio nos coincedía tres deseos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. I tant, Rosa Isabel!!!! El poder evocador d'aquests contes és meravellós. Gràcies per comentar.

      Elimina
  2. Moltes gràcies novament per dedicar-me aquest post però sobretot per redescobrir-me aquest grandíssim il·lustrador català. Una llàstima tal i com assegura l'article que hagi passat tan desapercebut i oblidat. Els seus treballs són d'una gran qualitat malgrat a la xarxa no he pogut trobar gaires referències. A destacar les composicions que has adjuntat aquí de pàgines interiors. Tenen molta força.
    Com que és un gran dibuixant no li manca color, tot ho expressa amb el seu virtuós traç. Em deixaràs un d'aquests volums de "Las 1000 y una noches" perquè me l'estudii millor? ;-)
    Per altra banda, m'ha agradat molt la teva disertació sobre l'origen d'aquesta recopilació de contes orientals a càrrec de Sherezade. Desconeixia que fos precursora dels "cliffhangers" i molt probablement ho va ser.
    S'agraeixen posts didàctics com aquest on instrueixes de manera senzilla i directa tant d'il·lustració com de literatura i tècniques narratives (“relato enmarcado”). Chapeau!

    ResponElimina
  3. Moltes gràcies pel teu comentari i les teves observacion, Laia. Els volums aquests no són meus, són dels meus pares ja els preguntaré si encara els conserven.

    Quant al que explico sobre 'Les mil i una nits' ho he trobat a la xarxa que és on defineixen la tècnica narrativa com a 'relato enmarcado', no és que jo ho digui. El que sí que dic en plan de broma és això dels 'cliffhangers', en realitat no sé qui va començar a fer servir aquest recurs però avui dia s'utilitza moltíssim tant en novel·les com en pel·lícules i sèries de TV.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs a veure si a la propera trobada me'n portes un encara que sigui per veure'l només (no cal que me'l deixis en prèstec).
      Igualment, encara que aquestes lliçons de tècniques narratives les hagis trobat a internet, has hagut de fer una recerca i ho has "lligat" tot molt bé amb una prosa senzilla i entenedora. Potser és per deformació professional però valoro molt aquests posts pedagògics. Per a una profana de la literatura com jo s'agraeixen ;-)

      Elimina
    2. D'acord, a veure si hi penso. Per cert, properament inauguren una exposició sobre Narro al Museu Memorial de l'Exili (La Junquera): http://www.museuexili.cat/index.php?view=details&id=139%3AExposici%C3%B3+%22Josep+Narro.+Dibuixar+la+veritat+nua+dels+camps+del+Rossell%C3%B3+(1939-1941)%22&option=com_eventlist&Itemid=194&lang=es

      Elimina