dijous, 2 de maig de 2013

'EL AIRE QUE RESPIRAS', de CARE SANTOS


La autora de Habitaciones cerradas, novela que reseñé el pasado mes de Abril, vuelve a ubicarse en el pasado y en la ciudad de Barcelona para crear una extraordinaria historia llena de matices y de subtramas. 


Como ya hizo en su anterior libro, parte del presente para unirlo con el pretérito en un arriesgado juego de secretos y curiosas revelaciones. El motivo que utiliza para realizar ese malabarismo temporal es la búsqueda de un antiguo libro prohibido y perdido.

La novela arranca en la actualidad, justo en el momento en que Virginia, la hija de un librero de viejo, hereda el negocio de su padre: la librería Palinuro. Al hacer limpieza, para dar un nuevo aspecto al establecimiento, aparecen una serie de documentos antiguos que llaman su atención. Poco familiarizada con ese tipo de antigüedades, Virginia recurre a una amiga de la infancia que ahora es escritora para que la ayude a decidir qué hacer con dichos papeles. Poco después, gracias a la labor de su amiga, es cuando surge  la historia de Carlota Guillot y la búsqueda de un libro prohibido y  ansiado por muchos. Un curioso ejemplar de una colección erótica que formó parte de una de las bibliotecas particulares más sibaritas de la Barcelona napoleónica. A partir de aquí se desplega una historia fascinante que se desarrolla  durante las décadas más convulsas del siglo XIX. Una época en la que se produjo la mayor transformación de  Barcelona: el derribo de sus murallas y la urbanización de su paseo más emblemático, La Rambla. Unos hechos que Care Santos integra deliciosamente en la trama, como si fueran unos personajes más de la novela.

De nuevo, la autora demuestra su habilidad para ir encajando todas las partes que forman el enorme puzle del tiempo. Con meticulosidad y mucho rigor aporta datos, incorpora personajes y ofrece, como en un caleidoscopio, los distintos escenarios en los que se desenvuelve la trama. En el largo periplo que, involuntariamente, sufre el libro prohibido, se entremezclan las vidas y peripecias de multitud de personas. Desde las más humildes, hasta las más mezquinas. Un variopinto muestrario social y moral que se adentra no sólo en los recovecos de la política sino, también, en los aspectos más oscuros del corazón humano.

Así, El aire que respiras transmite no sólo el desmesurado amor que la autora siente por los libros, sino, además, su pasión por Barcelona. Por las historias que han dejado su huella en cada rincón de la ciudad, por los vestigios que aún palpitan entre sus calles, y, sobretodo, por la memoria que nos ata y que, de vez en cuando,surge, como en esta ocasión, bajo un espeso manto de polvo y trastos viejos.

3 comentaris:

  1. És un tema ja molt explotat en literatura, però alhora és un recurs per explicar històries derivades. Un afeccionat als llibres s'hi pot trobar bé.

    ResponElimina
  2. Sí, Olga, és difícil trobar originalitats en literatura. Crec que el lector que trïi aquesta novel·la ja sap que hi pot trobar. Gràcies per la teva opinió!

    ResponElimina
  3. Se t'ha atorgat el guardó "Versatile Blogger", un reconeixement de blocaire a blocaire, si tens a bé acceptar-lo; felicitats pel teu bloc! Pots consultar les bases a murallesilturo.blogspot.com

    ResponElimina