dimecres, 20 de novembre de 2013

‘L’ARQUITECTE DE SOMNIS’, de TERESA ROIG


Sempre m’han atret les històries que hi ha rere les façanes dels edificis. Per això, quan em vaig assabentar de la publicació d’aquesta novel·la vaig saber que era per a mi. Una obra inspirada en la construcció de La Pedrera era una temptació massa gran per no deixar-m’hi caure... I ho vaig fer, assaborint cadascuna de les delicades peces que formen un relat tan artístic i inspirador com el propi monument.

Teresa Roig s’endinsa en la vida d’Antoni Gaudí i perfila un gran mosaic de persones i de circumstàncies que, en conjunt, formen una estructura perfectament equilibrada. Tot té un sentit argumental que embolcalla  i arrossega gràcies a l’habilitat de l’escriptora. Amb una escriptura àgil i elegant,  conforma una narració feta de petites porcions de la trama que donen una visió polièdrica de la història. D’aquesta manera, no només ens trobem amb la trajectòria vital i professional de Gaudí sinó amb la de tots aquells que, d’una manera més o menys directa, van tenir relació amb la construcció d’un dels edificis més emblemàtics de Barcelona.

L’acció transcorre a cavall entre finals de segle XIX i començaments del XX, una època de renovació i projecció de la ciutat comtal que es recull magníficament a la novel·la. Hi ha un gran treball de documentació però, també, d’introspecció dels personatges que viuen de maneres molt dispars els canvis que es van produint. La Pedrera sintetitza aquestes maneres de concebre i entendre el món, perquè hi ha qui la veu com un despropòsit, uns altres com una broma i, només uns pocs, com una obra d’art.

L’arquitecte de somnis és un bellíssim tribut a un home honest, un esperit ferm que no es va allunyar mai del seu camí. La seva mort en va ser la prova. El futur va acabar per donar-li el reconeixement que mereixia i ara, gràcies a aquest llibre, els lectors podem veure en la Casa Milà molt més que una part del Patrimoni de la Humanitat. Ara hi veiem les passions, els records i els somnis que hi conviuen. 



dimecres, 6 de novembre de 2013

'LA LADRONA DE LIBROS', de MARKUS ZUSAK


Este mes de noviembre se estrena en Estados Unidos la película The book thief, adaptación de la novela del escritor australiano Markus Zusak La ladrona de libros. Me ha parecido una buena ocasión para recomendar la lectura de esta maravillosa historia, ya que en España  el largometraje no llegará hasta marzo de 2014. Así que, aquellos que aún no lo hayáis leído, tenéis cuatro meses para haceros con el libro y disfrutar de sus  quinientas páginas.

El comienzo es de lo más original, porque lo encabeza un prólogo donde la narradora se presenta a sí misma, y ésta no es otra que la mismísima Muerte:

Primero los colores.
Luego los humanos.
Así es como acostumbro a ver las cosas.
O, al menos, así intento verlas.”

De esta manera tan curiosa se nos va revelando la historia de una niña de nueve años, Liesel Meminger, que empieza una nueva vida al irse a vivir a un pueblecito cerca de Múnich donde se encuentra su familia de acogida, un matrimonio humilde y entrañable. 

La acción, que transcurre en la Alemania nazi, da inicio un poco antes de que estalle la Segunda Guerra Mundial y continúa durante el conflicto que devastó la Europa de los años treinta y cuarenta. Mientras Adolf Hitler y su partido dominan el país imponiendo su política totalitaria, Liesel encuentra la manera de evadirse de todo ese horror a través de los libros. Gracias a su nueva familia, que la enseña a leer y le hace descubrir el valor de la lectura, la niña aprende que la literatura es un preciado refugio con el que poder superar la dureza de la época que le ha tocado vivir.

“Poco a poco, la estancia empezó a encogerse hasta que la ladrona de libros pudo tocar las estanterías, a unos pocos pasos de ella. Pasó la palma de la mano por la primera, atenta al rumor de las yemas de los dedos deslizándose sobre la columna vertebral de los libros. Sonaba como un instrumento o como las notas de unos pies a la carrera. Utilizó ambas manos. Recorrieron una estantería tras otra. Y rió. La voz resonó en su garganta, y cuando al fin se detuvo en medio de la habitación, pasó varios minutos dirigiendo la mirada de las estanterías a sus dedos y de estos a las estanterías…

¿Cuántos libros había tocado?

¿Cuántos había sentido?

La escritura ágil y algo mordaz hace que el relato no caiga en el sentimentalismo, algo a lo que también ayudan los pintorescos personajes y muchas de las anécdotas que forman la novela. A pesar de que hay momentos que reflejan a la perfección la dureza de esos años, la narración destaca los aspectos más favorables del ser humano y, sobretodo, su capacidad para resistir.

La ladrona de libros es una fábula deliciosa ambientada en uno de los más terribles episodios de la historia. Un cuento tan lleno de luz que nos hace perder el miedo al temor.